Novedades contra el cáncer de piel

 

Si sos de aquellas personas a las que les gusta lucir un bronceado perfecto, no esperes a que la exposición solar excesiva te cobre un precio. Protegete bien y mantenete informado.

 

Publicado por Lisa Fields


Dos veces al año me desnudo hasta quedar en ropa interior, me pongo una bata de papel y me someto a un examen de cuerpo completo en el consultorio del dermatólogo. Me hago este examen dos veces más a menudo que la mayoría de la gente, y por una buena razón: mi piel no solo es clara y pecosa, sino que he tenido una relación poco saludable con el sol, lo que aumenta mi propensión al cáncer cutáneo.

Entre los 15 y los 29 años, cuando fui salvavidas e instructora en un campamento, pasé casi todos los veranos al aire libre. Al igual que mis compañeras, quería alcanzar el bronceado perfecto. Usaba filtro solar, pero con un FPS (factor de protección solar) de apenas 4, que ofrecía muy poca protección comparado con lo que los médicos recomiendan hoy. Ahora estoy pagando el precio. En los últimos diez años me han extirpado varios lunares de aspecto sospechoso. Hace poco mi dermatólogo me envió a una sesión de fotos de cuerpo completo para documentar mis lunares, en caso de que cambiaran.

No estoy sola. Incontables personas en todo el mundo no se protegen bien de los rayos ultravioleta (UV) del sol durante su juventud. Hace décadas, los médicos no insistían mucho en la protección solar, y los investigadores no sabían que los rayos UV causan cambios en la piel que pueden derivar en un melanoma, la forma más letal del cáncer de piel.

 

Aumento de casos peligrosos

“Se cree que la principal razón del aumento de los casos de melanoma es una mayor exposición a los rayos UV y a las fuentes de bronceado artificial”, dice John J. DiGiovanna, dermatólogo e investigador del Instituto Nacional de Cancerología de los Estados Unidos. Se calcula que se presentan 2,2 casos cada 100.000 habitantes. Las personas que corren mayor riesgo son las de piel blanca, en especial las pelirrojas y pecosas. El peligro aumenta después de los 40 años, en particular entre los amantes del sol. Muchos expertos se han referido al aumento de la incidencia como una epidemia.

“Yo no diría que es una epidemia de melanoma, sino de cáncer de piel”, dice Reinhard Dummer, director del Centro de Cáncer Cutáneo del Hospital Universitario de Zúrich. “Se espera que en Suiza una de cada cinco personas desarrolle cáncer de piel en algún momento”.

Los cambios culturales ocurridos en las últimas décadas podrían tener la culpa. Los trajes de baño se han achicado, y las vacaciones en la playa se han vuelto más comunes, así que los pálidos oficinistas se exponen más a la luz solar intensa durante períodos cortos. “El transporte aéreo de bajo costo y la posibilidad de pagar viajes en cuotas ha permitido a la gente tener vacaciones de una semana a sitios de clima más cálido y soleado”, dice Alex Menzies, oncólogo del Instituto del Melanoma de Australia, país que tiene la tasa más alta de melanoma en el mundo. “La exposición intermitente al sol con quemaduras es un riesgo importante de melanoma”.

Pero aun si te has expuesto al sol a lo largo de décadas, hay maneras de revertir los daños:

 

  • Tratamiento oportuno

Cuanto más rápido se diagnostique el melanoma, mayores son las probabilidades de curación. La cirugía es la primera opción de tratamiento. “Si se descubre a tiempo un lunar que presenta cambios, puede tener una esperanza de vida prácticamente normal”, afirma el doctor Girish Patel, director del Programa de Investigación sobre el Cáncer de Piel con Células Madre de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido.

Hacerse exámenes de la piel con regularidad y extremar los cuidados para limitar los daños causados por el sol aumenta las probabilidades de curación. Desde que a Imogen Cheese, de 37 años, de Gloucestershire, Inglaterra, le diagnosticaron melanoma en etapa II, en 2013, sus médicos la examinan cada tres meses. “Me cubro para evitar el sol del mediodía”, dice. “Uso filtro solar con FPS alto, hago ejercicio y llevo una dieta sana y equilibrada”. Hasta el momento, su cáncer no ha avanzado.

 

  • Terapia dirigida

Los investigadores han hecho grandes avances en el tratamiento del melanoma avanzado. Uno de ellos es la terapia dirigida, opción para pacientes en etapa IV que presentan mutaciones genéticas específicas. Los investigadores del melanoma en Australia se han dedicado a estudiar la terapia dirigida desde sus inicios, hace unos siete años. “Hacemos pruebas en los tumores para ver si hay mutaciones en ciertos genes”, dice Menzies. “Hemos administrado terapia dirigida para atacar la mutación BRAF, que está presente en alrededor del 50 % de los tumores. Si les recetamos fármacos contra el melanoma con la mutación BRAF, casi todos los pacientes muestran una disminución del tumor. El cáncer se mantiene bajo control por un año, en promedio, y la tasa de supervivencia de 12 meses ha aumentado de 30 a 70 % en un lapso de cinco años”.

Un lustro después de que le extirparon un melanoma en etapa IV a John Ambrose, de 67 años, de Nueva Gales del Sur, Australia, empezó a toser sangre. El cáncer se le había extendido a los pulmones y su pronóstico era malo. Se unió a un ensayo clínico de terapia dirigida en 2013, y al cabo de tres meses sus tumores se achicaron en 70 %. Dieciocho meses después, sus exámenes salieron limpios. Hoy día John viaja, juega golf y pasa tiempo con sus nietos. “Mi situación no me ha impedido llevar una vida normal”, afirma.

Jesse Thomas, residente de Texas de 57 años, también se benefició de la terapia dirigida luego de que, en 2013, le descubrieron un melanoma en etapa IV y tumores en el cuello, el hígado y la columna vertebral. Una prueba genómica reveló que tenía una mutación poco frecuente, la V600K BRAF, y su oncólogo consiguió identificar una terapia dirigida para él. “Esperábamos que el melanoma dejara de crecer, pero más bien se achicó —asegura Jesse—. No hay forma de curarlo, pero sí de controlarlo”.

 

  • Inmunoterapia

Los investigadores han logrado estimular las células T del sistema inmunitario de algunos enfermos para combatir el melanoma, con resultados sorprendentes. “Las células T aniquilan los virus y otros microbios, pero en el caso del cáncer se asientan alrededor del tumor, latentes”, explica Menzies. “Saben que es un cuerpo extraño, pero el tumor las desactiva para que no lo destruyan. Los fármacos inmunológicos activan las células T para que maten el tumor”.

Los investigadores del melanoma consideran la inmunoterapia el mayor avance en décadas. Gracias a ella, dice Menzies, “el melanoma podría volverse una enfermedad crónica, y mucha gente no morirá a causa de ella en el futuro cercano si seguimos el camino por el que vamos”. Aunque la inmunoterapia no funciona para todo el mundo, puede ser muy eficaz. “En el 45 % de las personas que responde a ella, la mejora puede mantenerse durante períodos muy largos”, dice el doctor Patel.

En 2013, Vicky Brown, residente de Cardiff, de 62 años, se sorprendió al saber que un abultamiento que tenía en un seno no era cáncer, sino melanoma. A través de un ensayo clínico, Vicky recibió dosis intravenosas de dos fármacos inmunológicos. En cuestión de semanas sus tumores se redujeron. Suspendió la medicación debido a los efectos secundarios, pero mantuvo el melanoma a raya durante un año. En 2015, luego de que le aparecieron nuevos tumores en los pulmones, recibió más inmunoterapia. Los fármacos achicaron los tumores otra vez. “Espero que estas dosis me den más tiempo”, dice Vicky.

Los investigadores están trabajando para hacer que más pacientes respondan bien al tratamiento. “La idea es muy clara: si podemos hacerlo en unos pocos, debemos ser capaces de hacerlo en la mayoría”, señala Patel.

 

  • Medicina personalizada

Durante años los investigadores intentaron crear una vacuna contra el melanoma, pero fue en vano. Ahora están combinando la inmunoterapia con el concepto de vacuna para diseñar tratamientos personalizados contra ese cáncer. “A medida que entendemos mejor cómo el sistema inmunitario reconoce las células del melanoma, vamos desarrollando vacunas personalizadas”, dice Haanen. “Hemos empezado con pacientes metastásicos, y si el plan resulta, pasaremos a las etapas previas”.

Hein Jambroers, de 50 años, de Roermond, Holanda, se ha beneficiado con un tratamiento personalizado llamado terapia celular adoptiva (TCA). En 2009 le diagnosticaron melanoma en etapa II, pero un año después había llegado a la etapa IV; tenía tumores en la pierna derecha y el hígado, y le dijeron que le quedaban menos de seis meses de vida. Luego de recibir algunos de los beneficios de corto plazo de la terapia dirigida, Hein se unió a un ensayo clínico de la TCA en 2011. Médicos del Instituto del Cáncer de Holanda tomaron una muestra de sus glóbulos blancos, y en ellos identificaron las células T más saludables para combatir el melanoma. Reprodujeron esas células en gran cantidad. Hein recibió quimioterapia para matar las células T que había en su sangre, y le inocularon las células T cultivadas. En esencia, éstas le dieron un nuevo sistema inmunitario que redujo los tumores en un lapso de tres meses. Mostró lo que los médicos llaman una “respuesta completa”: ningún rastro de melanoma.

Hein, que esperaba morir, tiene un optimismo cauteloso. “Tengo esperanza en mi futuro, pero siempre estoy en estado de alerta —dice—. Me siento a la sombra y me aplico filtro solar. Incluso les pongo a mi hijo y a mi esposa. No quiero tentar al destino”.

 

  • Células madre

Los médicos pronto podrían vencer al cáncer mediante un ataque celular. Las células madre de la piel generan miles de células sanas; las células madre del melanoma hacen lo mismo, excepto que generan miles de células malignas. Los investigadores están apuntando a las células madre del melanoma para evitar que los tumores se extiendan. “Es como matar a la abeja reina —dice Patel—. Toda la colmena muere, ya que se elimina la célula que origina todo”.

Esto es muy diferente de la quimioterapia, cuyo fin es matar la mayor cantidad posible de células cancerosas. Las células madre representan apenas entre 1 y 3 % de algunos cánceres de piel. “Si se destruye la población de células madre malignas, el tumor no podrá desarrollarse”, explica Patel. “Si se toma la mayor parte de un tumor y se implanta en un ratón sin las células madre, no podrá formarse, pero si se toma e implanta una pequeña porción de células madre cancerosas, el tumor volverá a crecer plenamente”.

Los investigadores ya empezaron a hacer ensayos clínicos, y los tratamientos podrían estar disponibles dentro de una década.

A pesar de los daños que sufrí en mi juventud a causa de los rayos del sol, me siento optimista porque estoy tomando todas las precauciones que puedo para evitar problemas en el futuro. Ahora tengo fotos de todos mis lunares y pecas, y las uso durante mis autoexámenes mensuales; se las llevaré a mi dermatólogo en mi próximo examen de cuerpo completo. También estoy criando a mis hijos teniendo presentes las normas respecto a la exposición solar en el siglo XXI: uso de muchos filtros solares con FPS alto y sombreros, y pasar más tiempo a la sombra, así que espero que la nueva generación no afronte las mismas preocupaciones por el melanoma que la mía padeció.

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

1 COMENTARIOS

05Tere comentó hace 6 meses

Excelente la publicación! Me gustó cómo está presentada la nota. Y el consejo de cuidarse para prevenir un melanoma..."El sol es hermoso pero hay que respetar porque es fuerte..."


Palabras Relacionadas

cáncer ciencia piel salud