Conducir en condiciones climáticas adversas

Una lluvia fuerte y un viento intenso, especialmente combinados, pueden generar condiciones de conducción peligrosas; las inundaciones aumentan significativamente el riesgo. 

Publicado por Selecciones


PUBLINOTA

No viaje con un clima adverso a menos que sea esencial. Si tiene que viajar, vaya equipado para el peor de los casos y adapte sus técnicas de conducción a las condiciones climáticas.  

Tormentas 

 

             1. Encienda el limpiaparabrisas al máximo.

Encienda el limpiaparabrisas a la velocidad más rápida. Baje las luces para disminuir el resplandor y encienda el desempañador para eliminar la condensación. 

 

2.  Regrese si es necesario. 

 

Deténgase si no está seguro y regrese por caminos conocidos si el clima empeora. Salir de un camino principal y tomar uno secundario para escapar de una tormenta puede ser riesgoso debido a que los caminos secundarios son más propensos a las inundaciones.

 

3. Diríjase a un lugar protegido.

 

Si el clima empeora, la única opción es buscar un lugar seguro. La estación de servicio o los estacionamientos son ideales para protegerse, si puede llegar hasta alguno. En condiciones climáticas muy peligrosas, debe dejar el automóvil y buscar protección en algún edificio cercano.

 

Tormentas de nieve

 

            1Encienda el limpiaparabrisas.

La prueba más fácil para saber si puede continuar el viaje es encender el limpiaparabrisas. Si no puede quitar la nieve acumulada en el vidrio, no tiene más opción que buscar un lugar para protegerse. 

 

2. Prepárese para regresar.

 

A la primera señal de que no puede continuar, vuelva y busque un lugar seguro. Si vuelve puede sobrepasar la tormenta. Busque un lugar donde pueda protegerse, como una estación o un restaurante. 

 

3. Actúe.

 

No continúe pensando que encontrará un lugar más adelante. Las tormentas de nieve pueden obstruir las calles en sólo unos minutos. Si tiene que protegerse dentro del vehículo al costado de la calle, no salga porque podría quedar varado.

 

 

Clima ventoso

 

              1. Conduzca con firmeza

Mantenga ambas manos en el volante en todo momento, especialmente en tramos expuestos o puentes, o cuando sobrepasa otro vehículo. 

 

 2. Mantenga distancia 

 

Otros vehículos pueden ser impulsados por el viento fuera del camino. Mantenga una distancia de por lo menos dos segundos con otros vehículos y tenga especial cuidado con las casas rodantes, las bicicletas, las motos y los caballos. 

 

3. Prepárese para ráfagas repentinas

 

Pueden ocurrir ráfagas repentinas en los tramos expuestos del camino, al sobrepasar vehículos o espacios de cercos, o al sobrepasar vehículos anchos. Si se ve atrapado en una ráfaga, sostenga el volante con fuerza para mantener el control. El viento puede mover un vehículo, pero rara vez tiene la fuerza para volcarlo fuera de la ruta. 

 

4. Tenga cuidado con los desechos.

 

Conduzca cuidadosamente en caminos rurales, especialmente por la noche o de madrugada ya que es más probable que se tope con ramas o árboles. Esté atento a las ramas pequeñas ya que pueden indicar la presencia de otras más grandes cerca. 

 

ACTÚE: Observe los automóviles de adelante para ver cómo enfrentan las condiciones de conducción. Pueden darle una buena indicación de lo que hay más adelante. 

 

Lluvia torrencial

 

            1. Disminuya la velocidad

En los días lluviosos, los conductores tienden a subestimar los peligros generados por la lluvia y conducen a una velocidad normal. En realidad, la combinación de poca visibilidad y caminos resbaladizos llenos de agua puede transformar la lluvia torrencial en una de las situaciones de conducción más riesgosas. Disminuya la velocidad y duplique la distancia de detención.

 

 

 2. Pruebe los frenos

 

Uno de los principales peligros de una lluvia intensa son los frenos mojados, que pueden aumentar drásticamente la distancia de detención del vehículo. Para mantenerlos secos, presione el pedal del freno levemente de vez en cuando. El calor de la fricción ayuda a quitar la humedad.

 

 

 3. Logre adherencia

 

Si la dirección no responde, puede significar que el agua está impidiendo que las ruedas se adhieran al asfalto. Esto puede hacer que el auto patine. Si pierde adherencia, desacelere gradualmente. 

 

ATENCIÓN: La lluvia es más peligrosa después de un período de sequía. Los caminos tendrán depósitos de aceite y caucho acumulados en las grietas. Esto se mezcla con agua y genera una superficie resbaladiza. 

 

El vehículo comienza a patinar

  

            1. Reduzca la velocidad

El vehículo patina cuando una lluvia intensa impide que las ruedas se adhieran al suelo y se pierde el control de la dirección. También puede ser resultado de una banda de rodamiento inadecuada. Frenar no dará resultado. La única solución es quitar el pie del acelerador y disminuir la velocidad gradualmente.

 

 

 2. Conduzca derecho

 

Sostenga el volante con fuerza y espere a que las ruedas vuelvan a adherirse. El vehículo puede desviarse cuando esto ocurre, de modo que debe sostener el volante con firmeza. 

 

Esté atento 

 

  • Manténgase informado sobre los cambios climáticos. El acceso a Internet en algunos teléfonos celulares permite ver imágenes satelitales actualizadas; la radio local puede ser de ayuda. Si está conduciendo en la ruta y se desata una tormenta o hay inundaciones, es importante estar atento.

  • No continúe si no está seguro de la profundidad del agua en el camino. Un nivel superior a los 30 cm puede dañar el motor. Si no puede ver el cordón de la vereda implica que el agua tiene al menos 15 cm de profundidad y debe tener precaución.

  • Conduzca con extremo cuidado. Las organizaciones automovilísticas afirman que los conductores subestiman los peligros de un clima lluvioso.

  • Las distancias de detención son considerablemente más largas con un clima lluvioso Bajo condiciones climáticas normales, manténgase a una distancia de por lo menos dos segundos con el vehículo más cercano. Con un clima lluvioso, esta distancia debe duplicarse; con nieve, debe ser aún mayor.

  • Siempre utilice las luces bajas, incluso de día, ya que les permite a los demás verlo más claramente.

  • Las inundaciones son más comunes en áreas bajas junto a ríos y lagos, en depresiones y puentes. Tenga mucho cuidado cuando conduce en estas áreas o donde haya señales de advertencia de inundaciones.

  • No conduzca de noche cuando hay alerta de inundación ya que es casi imposible prever la profundidad del agua.

 

Fuente: Libro Cómo actuar en una emergencia (Selecciones Reader´s Digest)

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios. Sé el primero